La vitamina D fortalece nuestro cerebro y retrasa su envejecimiento

Muchos sabemos que la vitamina D ayuda a mantener nuestros huesos sanos y a absorber el calcio. Pero sus beneficios van mucho más allá de eso, la vitamina D contribuye de manera importante a mantener la salud nuestro cerebro.

http://sanosyenforma.com/wp-content/uploads/2015/08/older-couple1-e1439734160297.jpg

 

La vitamina D protege nuestro cerebro
La vitamina D ayuda a regular enzimas en el líquido cefalorraquídeo, el líquido que cubre la médula espinal y el cerebro, las cuales ayudan a la producción de neurotransmisores y estimulan el crecimiento de las neuronas. La vitamina D protege a las neuronas de los dañinos efectos de los radicales libres, retrasando su envejecimiento y reduciendo la inflamación.

Ayuda a prevenir Parkinson
Un estudio publicado en “Archives of Neurology” determinó que en un grupo de 3,173 personas de entre 50 y 79 años de edad, a los que se monitoreó por un periodo de 29 años, aquellos que tenían los mayores niveles de vitamina D (mas de 50 nmol/L) presentaron un riesgo 65% menor de desarrollar Parkinson que aquellos con los niveles mas bajos (menos de 25 nmol/L) (1).

Disminuye el riesgo de padecer Alzheimer y demencia.
Otro estudio realizado durante 7 años entre 498 mujeres mostró que aquellas con los niveles mas altos de vitamina D tenían un 77% de reducción de riesgo de desarrollar Alzheimer. (3)

En un estudio realizado por David Llewellyn y colegas de la Universidad de Exeter se examinaron los niveles de vitamina D en un grupo de 858 hombres y mujeres mayores de 65 años. Se encontró que más de la mitad de los participantes que padecían demencia tenían deficiencia de vitamina D (menos de 50 nmol/L). Además, pruebas cognitiva revelaron que individuos severamente deficientes (menos de 25 nmol/L) tenían un 60% mas de probabilidad de presentar declive cognitivo durante los 6 años de duración de la prueba. (2)

La vitamina D ayuda a prevenir la depresión
En la literatura medica se ha documentado por muchos años que un nivel bajo de vitamina D contribuye al desarrollo de depresión y de fatiga crónica (4).  Se necesita un nivel adecuado de vitamina D para que las glándulas adrenales ayuden a regular una enzima necesaria para la producción dopamina, epinefrina y norepinefrina, hormonas que juegan un papel crítico en el estado de ánimo, el manejo del estrés y el nivel de energía.  Las personas con depresión moderada a severa han mostrado mejoría con suplementación de vitamina D solamente.

Corregir un nivel bajo de vitamina D puede llevar varios meses de suplementación, pero una vez realizado la bioquímica del cuerpo mejora significativamente, desde la salud de los huesos hasta la del cerebro, así como la sensibilidad a la insulina.  La mejor forma de incrementar nuestros niveles de vitamina D es exponiéndonos al sol diariamente, 30 minutos es un tiempo razonable.  Pero si eso en ocasiones esto no es posible, una buena fuente de vitamina D son los hongos y el pescado de agua fría como el salmón.

 

Referencias.
1 http://blogs.scientificamerican.com/observations/vitamin-d-deficiency-linked-to-parkinsons-disease-cognitive-decline
2 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20625021
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22503994
4 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23377209