Tomar el sol moderadamente previene el cáncer,  aún melanoma (cáncer de piel)

Página – 2
La exposición al sol previene el aumento de peso y la diabetes.

La doctora Shelley Gorman del ‘Telethon Kids Institute’ y sus colegas estudiaron el efecto de la luz solar (simulada por luz ultravioleta brillante) en ratones que habían sido sobrealimentados. Estos ratones mostraron una disminución en los factores de riesgo de padecer diabetes, incluyendo los niveles anormales de glucosa y resistencia a la insulina. El equipo de investigación atribuyó los efectos benéficos del tratamiento con luz ultravioleta en ratones con riesgo de padecer diabetes al óxido nítrico (NO).  Los investigadores corroboraron esta conclusión aplicando una crema que contenía NO en la piel de un grupo de ratones, mientras otro grupo recibió un suplemento de vitamina D. La crema provocó un efecto similar en la disminución en los niveles de obesidad y riesgo de padecer diabetes que la luz ultravioleta.

El doctor RIchard Weller, conferencista en dermatología en la Universidad de Edimburgo dice: ‘Sabemos por estudios epidemiológicos que las personas que se exponen regularmente al sol viven más tiempo que aquellas que prefieren la sombra, y estudios como éste nos ayudan a entender porque el sol es bueno para nosotros’ (10).

El sol mejora nuestro humor y nos hace sentir bien

En forma similar al ejercicio, la luz del sol eleva la producción de β-endorfinas, las cuales nos dan sensación de placer y de relajación. El doctor David Fisher, un investigador de la Escuela de Medicina de Harvard realizó un experimento con ratones para confirmar la teoría de que la exposición al sol incrementa los niveles de endorfinas.  El doctor Fisher y sus colegas le aplicaron a los ratones una dosis diaria de luz ultravioleta durante 6 semanas, el equivalente a lo que una persona de tez clara recibiría si se acostara a tomar el sol al medio día en Florida por 20 a 30 minutos. Al final de las 6 semanas los investigadores midieron los niveles de β-endorfinas de los ratones, y encontraron una elevación en los niveles de endorfinas en un 30% a 50% (9).  Las endorfinas interactúan con los receptores de opiáceos del cerebro para reducir nuestra percepción del dolor. Las endorfinas también nos ayudan a modular el apetito y a liberar hormonas sexuales, fortalecen nuestras respuestas inmunológicas, producen sensación de euforia y reducen los efectos negativos del estrés (7).

Exponerse al sol ayuda a bajar la presión arterial, disminuyendo el riesgo de sufrir un ataque cardiaco o una embolia.

El óxido nítrico (NO) es un compuesto producido por el revestimiento de los vasos sanguíneos o endotelio y es un poderoso vasodilatador, relaja los vasos sanguíneos incrementando el flujo de sangre y en consecuencia de oxígeno. El NO se encuentra en cantidades abundantes en las capas superiores de la piel, el cual al exponerse a la luz del sol es transferido a la sangre ayudando así a la regulación de la presión arterial.

La luz del sol mejora la función cognitiva

Un estudio de cohortes publicado en el ‘Journal of Environmental Health’ encontró una asociación entre una disminución en la exposición al sol y un incremento en las probabilidades de padecer deterioro cognitivo (8).

La exposición al sol ayuda a evitar la ‘tristeza de invierno’

Al elevar los niveles de serotonina, la luz del sol se usa como tratamiento estándar para contrarrestar la depresión estacional (12), además, otros estudios sugieren que también puede ayudar en el tratamiento de depresión no estacional y a reducir el estado depresivo en mujeres embarazadas (11).

La luz del sol se utiliza en el tratamiento de trastornos cutáneos

Algunos doctores recomiendan a los pacientes de psoriasis tomar baños de sol por lo menos 3 veces por semana (12).  La terapia de luz es también un tratamiento común para esta condición.  También hay evidencia de que la piel que ha sido expuesta a rayos UVA y UVB es más resistente a diversos compuestos irritantes que la piel no expuesta, lo que podría sugerir una mejora en las funciones de la barrera cutánea (13).

Referencias:

(1)Phenotypic markers, sunlight-related factors and sunscreen use in patients with cutaneous melanoma: an Austrian case-control study.

(2) http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(04)15649-3/fulltext

(3) http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1046/j.1365-2133.2001.04432.x/abstract;jsessionid=C5209A95536F6A4C1A1CA91CF3C12DC7.f02t01?userIsAuthenticated=false&deniedAccessCustomisedMessage=

(4) http://www.ejcancer.com/article/S0959-8049(10)00993-7/abstract?cc=y=

(5) http://ajcn.nutrition.org/content/85/6/1586.abstract

(6) http://www.jabfm.org/content/24/6/735.full#ref-27

(7) http://www.medicinenet.com/script/main/art.asp?articlekey=55001

(8) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2728098/

(9) http://news.sciencemag.org/brain-behavior/2014/06/sun-getting-you-high

(10) Geldenhuys S, Hart P, Gorman S, et al. Ultraviolet Radiation Suppresses Obesity and Symptoms of Metabolic Syndrome Independently of Vitamin D in Mice Fed a High-Fat Diet. Diabetes. 2014. 

(11) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15096083/

(12) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2077351/

(13) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1804292

Share this Post