Dormir menos 6 horas al día, ¿cual es el impacto directo en mi salud?

 

 Nadie quiere poner en riesgo su salud intencionalmente, sin embargo, en la actualidad dormir es considerado una pérdida de tiempo, la duración del sueño auto-reportada en los Estados unidos ha disminuido casi dos horas,  tenemos que incrementar nuestro nivel de eficiencia al máximo, pero en realidad ¿es ésta una buena estrategia?  ¿Valdrá la pena arriesgar nuestra salud y hasta la vida misma llenando nuestra agenda al punto de no tener tiempo de preparar comida sana o de dormir?

A continuación podemos ver las áreas de nuestra salud que se ven afectadas por la falta de sueño:

Nuestro sistema inmunológico se debilita.

La privación del sueño afecta a un tipo de linfocitos llamados células asesinas naturales, las cuales juegan parte importante en nuestra inmunidad innata (mecanismos de defensa con los cuales nacemos), ya que son capaces de reconocer a células infectadas, a células cancerígenas, así como a aquellas que se encuentran bajo estrés y matarlas (1).

El riesgo de desarrollar obesidad aumenta

La duración del sueño autoreportada en los últimos 40 años en los Estados Unidos ha disminuido casi 2 horas, ¿tendrán estos cambios en los hábitos de las personas un efecto en el aumento los niveles de obesidad del país? Efectivamente, la falta de sueño aumenta nuestro riesgo de desarrollar obesidad.  La grelina, una hormona producida por el estomago y que aumenta el apetito,  aumenta sus niveles con la falta de sueño.  Por otro lado, la hormona leptina, producida por el tejido adiposo y que actúa en el cerebro suprimiendo el apetito, disminuye.  Diversos estudios realizados con niños muestran una relación inversa entre las horas que duermen y su Indice de Masa Corporal (IMC) (2).  Una revisión de estudios publicados en este campo realizada por Chen et al mostró que los niños que duermen pocas horas tienen 58% mayor riesgo de padecer obesidad y los niños con la duración más baja de sueño presentan un riesgo aún mayor (92%) que los niños que duermen la mayor cantidad de tiempo.  El riesgo se reduce en un 9% por cada hora que incrementan la duración de su sueño (3).  Cappuccio et al. tomaron datos representativos de 26 estudios que incluían 604,509 personas adultas de diferentes partes del mundo y encontraron un aumento consistente en el riesgo de obesidad entre las personas que duermen poco (4).

Las personas que duermen menos de 7 hrs. tienen un mayor riesgo de desarrollar obesidad que aquellas que duermen 5 hrs o menos.  En el Estudio de salud de las enfermeras (Nurses Health Study) se investigó la asociación entre las horade sueño que ellas reportaron y el aumento de peso que mostraron a lo largo del tiempo.  Durante 16 años se registró el numero de horas de sueño de 68,183 enfermeras.  Las personas que dormían menos de 7 hrs. mostraron un aumento en riesgo de desarrollar obesidad, con 15% de aumento en riesgo entre las que dormían menos de 5 hrs. y 6% entre las que dormían menos de 6 hrs.  Por otro lado, las personas que dormían mas de 7 hrs. no mostraron un aumento en riesgo (7)

Las personas que duermen poco tienen mayor riesgo de desarrollar hipertensión

Gangwisch et al. realizaron un estudio con el objetivo de evaluar efecto de dormir poco en la presión arterial y en el riesgo de desarrollar hipertensión.  4810 personas fueron evaluadas por un lapso de 10 años, de los cuales 647 fueron diagnosticadas con hipertensión.  Una duración del sueño de 5 horas por noche se asoció con un aumento significativo en el riesgo de hipertensión, aún después de ajustar por otros factores de riesgo(6).  Vgontzas et al. reportaron una asociación entre la duración del sueño e hipertensión en un estudio de 1,741 hombres y mujeres.  Dicho estudio mostró que las personas con mayor riesgo son  aquellas que duermen menos de 5 horas por noche y aquellas con una baja calidad de sueño (5).

Diabetes, hipertensión y falta de sueño, ¿tienen alguna relación?

Efectivamente, la privación del sueño ha sido fuertemente relacionada con el desarrollo de intolerancia a la glucosa e hipertensión. De la misma forma resultados de estudios epidemiológicos y experimentales muestran una asociación entre la falta de sueño y el desarrollo de trastornos metabólicos y endocrinos serios como la diabetes (2).

El sueño limpia tu cerebro

El sueño aumenta la limpieza en el cerebro de las placas β-amiloide las cuales se han encontrado en cantidades abundantes en las personas que sufren de Alzheimer. Por tanto, la función restauradora del sueño podría ser una consecuencia del incremento en la remoción de desperdicio potencialmente tóxico que se acumula en el sistema nervioso durante el tiempo en que estamos despiertos (8). 

En mujeres con trastorno bipolar, no dormir bien aumenta sus episodios de depresión.

El no dormir bien incrementa la variabilidad y severidad de los cambios de humor en mujeres que padecen trastorno bipolar, dicho comportamiento no se observó en hombres.  La evaluación de la calidad del sueño fue reportada por los mismos pacientes (9).

 

Referencias

1.  http://faculty.ccbcmd.edu/courses/bio141/lecguide/unit4/innate/nkcell.html

2. Laila AlDabal and Ahmed S. BaHammam. Metabolic, Endocrine, and Immune Consequences of Sleep Deprivation. The Open Respiratory Medicine Journal, 2011, 5, 31-43

3. Chen X, Beydoun MA, Wang Y. Is sleep duration associated with childhood obesity? A systematic review and meta-analysis. Obesity (Silver Spring) 2008; 16(2): 265-74.

4. Cappuccio FP, Taggart FM, Kandala NB, et al. Meta-analysis of short sleep duration and obesity in children and adults. Sleep 2008; 31(5): 619-26

5. Vgontzas AN, Liao D, Bixler EO, Chrousos GP, Vela-Bueno A. Insomnia with objective short sleep duration is associated with a high risk for hypertension. Sleep 2009; 32(4): 491-7.

6. Gangwisch JE, Malaspina D, Babiss LA, et al. Short sleep duration as a risk factor for hypercholesterolemia: analyses of the National Longitudinal Study of Adolescent Health. Sleep 2010; 33(7): 956- 61.

7.  Sanjay R. Patel , Atul Malhotra , David P. White , Daniel J. Gottlieb , and Frank B. Hu  “Association between Reduced Sleep and Weight Gain in Women”.  AJE Vol. 164, No. 10.

8. sciencemag.org/content/342/6156/373

9. http://www.jad-journal.com/article/S0165-0327(15)00187-1/abstract