Si encuentra esta información valiosa, ¡Compartala!

Desintoxicar al hígado naturalmente, lo mejor que podemos hacer para mantener al cáncer al margen y regular nuestras hormonas

El hígado juega un papel muy importante en la regulación de nuestro sistema hormonal, un hígado que no funciona correctamente provocará desbalances hormonales originando diferentes fallas en el organismo como periodos irregulares, infertilidad y hasta acné.

Este importante órgano es la principal fuente de desintoxicación del cuerpo, las toxinas entran al organismo de diferentes formas: ingiriendo comida procesada o alimentos que contienen productos tóxicos como los pesticidas, respirando aire contaminado o utilizando productos de cuidado personal que contienen productos dañinos y que absorbemos a través de la piel, dichas toxinas necesitan ser eliminadas por el organismo para evitar que entren en la sangre y provoquen enfermedades.

Debido a la alta cantidad de contaminantes a los que estamos expuestos diariamente, nuestro hígado está saturado de toxinas que necesita eliminar, de otra manera este importante órgano sufre el riesgo enfermarse o en el mejor de los casos no funcionar eficientemente. Es aquí donde nuestro estilo de vida puede hacer una gran diferencia en la manera en que podemos ayudar a nuestro hígado a desintoxicarse.

Las 3 fases de desintoxicación del hígado.


Fase 1. En esta fase el hígado convierte compuestos solubles en lípidos (grasas) en compuestos solubles en agua, esto los prepara para la fase 2 de desintoxicacón. La gran parte de esta fase de desintoxicación se realiza por una familia de enzimas llamadas citocromo P450 o CYP.
Fase 2. Durante la fase 1 las toxinas no son transformadas completamente en productos solubles en agua, sino en productos intermedios los cuales en ocasiones son más tóxicos que los compuestos de los que se derivan, es entonces donde entran en acción las enzimas de la fase 2, las cuales incrementan su solubilidad en agua y disminuyen su agresividad, estas enzimas son muy importantes ya que evitan el desarrollo de cáncer. Algunos compuestos que se encuentran en los alimentos como el sulforafano del brócoli ayudan a la estimulación de las enzimas de la fase 2, lo que explica sus extraordinarios efectos en el proceso de desintoxicación y prevención del cáncer.
Fase 3. Esta es la fase de transportación. Los elementos de transporte de esta fase se localizan en diferentes tejidos del cuerpo como el hígado, los intestinos, los riñones y el cerebro, estos transportadores pertenecen a una familia de proteinas llamada Transportadores ABC (ATP binding cassette) las cuales requieren energía en forma de ATP para bombear las toxinas hacia el exterior de la célula a través de la membrana celular (1).

La lista de alimentos que detallo a continuación ayudan al hígado y a otros órganos a realizar los importantes procesos de desintoxicación del cuerpo.

Ajo


Aun en pequeñas cantidades, el ajo tiene la habilidad de activar ciertas enzimas del hígado que lo ayudan a eliminar toxinas. Cuando el ajo es picado o aplastado, produce una sustancia llamada alicina, la cual ayuda a desintoxicar el hígado, es importante dejar pasar 5 a 10 minutos después de cortar o aplastar el ajo y antes de cocinarlo o comerlo crudo para dar tiempo a que se produzca la alicina. El ajo contiene también selenio es cual es un mineral que desintoxica al cuerpo naturalmente.

Cebolla


La cebolla es un alimento maravilloso, una de sus excelentes cualidades es que activa la fase 2 del proceso de desintoxicación del hígado, entre los ingredientes clave para llevar a cabo este proceso están los agentes metilantes, el glutatión y los compuestos sulfurados. La cebolla y el ajo contienen altas cantidades de dichos compuestos sulfurados, los cuales permiten al cuerpo liberar las toxinas acumuladas las cuales, como mencioné anteriormente pueden producir cáncer (7).

Betabel o remolacha.


La remolacha contiene un aminoacido llamado betaina, el cual se produce en el cuerpo a partir de la combinación de colina y glicina, la betaina ayuda al hígado a deshacerse de toxinas, además de protegerlo de radicales libres, lo cual es importante para que funcione correctamente. Otra importante función de la betaina es que ayuda al higado a procesar las grasas, evitando lo que se llama hígado graso. Nuestra receta de crema de betabel es una sencilla y excelente forma de consumir esta extraordinaria raíz.

Cardo mariano


Esta hierba, también conocida como cardo lechoso, es una excelente fuente de un compuesto antioxidante llamado silimarina (8) la cual protege las células del hígado de sustancias tóxicas y ayuda a su regeneración (9). Esta planta reduce la proliferación de células cancerígenas y combate la inflamación.

Verduras crucíferas


El brócoli, las coles de bruselas, y la coliflor contienen una alta cantidad de compuestos sulfurados como el sulforafano, el brócoli es una fuente excepcional de sulforafano, este compuesto como mencioné anteriormente, ayuda en la fase 2 del proceso de desintoxificación. El brócoli contiene también isotiocianatos los cuales inducen a enzimas que previenen el cáncer mediante procesos de desintoxificación (5).

Alimentos que ayudan al organismo a producir glutatión


El glutatión es un poderoso antioxidante producido naturalmente por el cuerpo, pero su poder antioxidante no es lo único que hace al glutatión un compuesto maravilloso, sino que también asiste en los procesos de desintoxicación, en la utilización de energía y en un correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Una de las mejores formas de incrementar nuestro nivel de glutatión es proporcionándole al cuerpo las materias primas necesarias para producirlo, una molécula de glutatión está formada por 3 aminoácidos – cisteina, glutamina y glicina. Entre los alimentos que nos ayudan a producir glutatión están aquellos ricos en azufre como el ajo, la cebolla, el perejil y las verduras crucíferas como el brócoli, la coliflor y la col rizada. Otros alimentos que soportan la producción de glutatión son el aguacate, las calabacitas y los tomates. Es importante aclarar que cocer los alimentos reduce su nivel de glutatión de un 30 a un 60% y el proceso de enlatado lo elimina completamente. Un alimento que contiene una alta cantidad de precursores de glutatión es la proteína de suero de leche. La leche y los huevos crudos ayudan también a la producción de glutatión.

Así es que no dejemos de incluir estos alimentos en nuestra dieta diaria, los cuales limpiarán continuamente el hígado de todas aquellas toxinas que entran al organismo y que deben de ser eliminadas para evitar que nos enfermemos.

Autor: Verónica Pando

Si encuentra esta información valiosa, ¡Compartala!