¿Conoces a alguien a quien le pueda beneficiar este artículo? ¡Compártelo!

5 razones por las cuales el ajo es una planta milagrosa.

garlic By JJ Harrison (jjharrison89@facebook.com) (Own work) [CC-BY-3.0 (http-::creativecommons.org:licenses:by:3.0)], via Wikimedia Commons

El ajo es una de las plantas de las que existen los documentos más antiguos donde se registra su uso para prevención y tratamiento de enfermedades. Actualmente los estudios realizados acerca de sus propiedades, confirman los beneficios del ajo que la humanidad ha registrado desde la antigüedad.

El ajo, planta de la familia del Allium, contiene una gran variedad de compuestos sulfurados a los cuales se atribuye su extraordinaria actividad biológica (9).  Otros ingredientes interesantes desde el punto de vista farmacológico incluyen sapogeninas, saponinas y flavonoides.  Se ha sugerido que estos compuestos no sulfurados actúan con los compuestos sulfurados de manera sinergística (10).

A continuación se encuentran algunos resultados de estudios realizados para investigar las propiedades curativas y de prevención de enfermedades del ajo:

Protección cardiovascular

Los compuestos de azufre contenidos en el ajo tienen importantes propiedades anti-inflamatorias y de prevención de estrés oxidativo, lo cual lo hace un excelente protector de nuestro sistema cardiovascular, previniendo ataques cardiacos y arterioesclerosis.

Los beneficios de prevención de enfermedades cardiovasculares del ajo se deben en parte a la producción del gas sulfuro de hidrógeno (H2S). Los glóbulos rojos de nuestra sangre pueden usar las moléculas del ajo que contienen azufre (llamadas polisulfuros) para producir sulfuro de hidrógeno (H2S). El H2S ayuda en la dilatación de nuestros vasos sanguíneos manteniendo una presión arterial saludable.

Otra forma en la que el ajo ayuda a proteger nuestro sistema cardiovascular es reduciendo los niveles de triglicéridos.

Una propiedad muy importante del ajo es su rol en la prevención de formación de coágulos en nuestro sistema cardiovascular. Esta propiedad ha sido asociada a un disulfuro llamado ajoeno, el cual ha demostrado tener propiedades anticoagulantes.

El ajo favorece la absorción de nutrientes

La cebolla y el ajo favorecen la absorción de los minerales contenidos en los alimentos como el hierro y el zinc, adicionar ajo o cebolla a nuestros platillos puede aumentar la biodisponibilidad de estos minerales hasta en un 50%. La biodisponibilidad es la parte del nutriente que el cuerpo digiere, absorbe y utiliza en sus funciones fisiológicas. Esta biodisponibilidad se puede incrementar hasta en más de 100% por diversos factores como la concentración y el tipo de nutriente, la interacción con otros nutrientes presentes en la dieta y el estado de salud de la persona (12).

Prevención de cáncer

Una revisión de varios estudios epidemiológicos que analizan la relación entre el consumo de ajo y la prevención de cáncer en el estómago y cáncer colorectal confirma una asociación inversa entre ambas variables (1).

En el estudio “Iowa Women’s Health Study” se analizó si el tipo de dieta, la distribución de grasa en el cuerpo, y otros factores de riesgo estaban relacionados con la incidencia de cáncer en mujeres de 55 a 69 años edad, los resultados de dicho estudio mostraron una clara asociación entre el consumo de ajo y el riesgo de cáncer de colon. (2).

Otro estudio realizado en China confirmó los efectos protectores de los vegetales pertenecientes a la familia allium (especialmente ajo y cebolla) contra el cáncer de estómago. El estudio se realizó en dos ciudades, Shanghai (750 casos y 750 controles pareados en edad y sexo) y Qingdao (201 casos y 201 controles pareados en edad y sexo), después de ajustar las variables pareadas, educación, indice de masa corporal, paquetes-años fumados, ingestión de alcohol, ingestión de sal, de frutas y verduras, se observaron relaciones inversas entre la ingestión de cebolla y la incidencia de cáncer de estómago en las poblaciones de Shangai y Qingdao. Se observó también una asociación negativa entre la ingestión de tallos de ajo (frecuentemente vs. nunca) y el riesgo de cáncer de estomago en Qingdao (3).

Actualmente se esta realizando un estudio multinacional de 10 países con hombres y mujeres llamado “Investigación prospectiva europea sobre cáncer y nutrición (EPIC)”. En dicho estudio se observó una asociación entre el consumo de altas cantidades de ajo y un riesgo reducido de cáncer intestinal (4).

Potente anti-inflamatorio

Podríamos simplemente decir que el ajo tiene propiedades anti-inflamatorias, pero si queremos una explicación mas detallada acerca del mecanismo mediante el cual el ajo combate la inflamación, podemos decir que el ajo contiene un compuesto sulfurado llamado tiacremonona, el cual regula la acción del NF-kB (Factor Nuclear Kappa B) (6), compuesto implicado en las enfermedades inmunes e inflamatorias, como la artritis reumatoide y el asma bronquial. El NF-kB  es una proteína que actúa como un interruptor que enciende o apaga el proceso de inflamación en el cuerpo, esto lo hace detectando agentes que ponen en riesgo nuestra salud, como radicales libres o agentes infecciosos. Conforme vamos envejeciendo, la expresión del NF-kB aumenta provocando un proceso de inflamación crónica en el cuerpo que favorece el desarrollo de enfermedades como aterosclerosis, diabetes, cáncer, enfermedades neurodegenerativas y Alzheimer’s, entre otras (11).  El ajo entonces, evita la expresión del NF-kB de forma incontrolada, protegiendo al cuerpo de dichas enfermedades.

El ajo ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre de personas diabéticas

En la Universidad de Karachi se estudiaron un grupo de personas (n=60) diagnosticadas con diabetes con niveles de azúcar en la sangre por encima de 126 mg/dl en ayunas.  Los pacientes se dividieron de manera aleatoria en 2 grupos, al grupo 1 (n=30) se le administró una tableta de ajo de 300 mg 2 veces por día, diariamente + Metformin 500mg 2 veces por día, diariamente, al grupo 2 (n=30) se le administró placebo y una tableta de Metmorfin de 500 mg 2 veces por día, diariamente, ambos grupos fueron tratados por 24 semanas.  Al final de las 2 semanas el grupo 1 mostró una reducción significativa en sus niveles de azúcar en la sangre (-3.12%), asi comparado el grupo 2, el cual tuvo una reducción de tan solo 0.59% , asi mismo, los niveles de LDL se redujeron significativamente (8).

Recomendaciones para aumentar los propiedades del ajo que previenen enfermedades

Estudios recientes han encontrado que picando, rebanando o presionando el ajo antes de cocinarlo favorece sus extraordinarias propiedades en la prevención de enfermedades (13). El ajo tiene una gran variedad de compuestos de azufre, uno de los más estudiados es un compuesto llamado aliina, cuando el ajo se corta o machaca este compuesto entra en contacto con la enzima aliinasa y se convierte en alicina, la alicina a su vez es un precursor de otros compuestos sulfurados responsables de los beneficios cardiovasculares, anticancerígenos y anti-bacteriales del ajo, entre otros. Por lo tanto, para asegurarse de que se produce la mayor cantidad de alicina posible,  es recomendable dejar reposar el ajo por 5 o 10 min después de haberlo picado o machacado, posteriormente se puede cocinar . La alicina es también uno de los compuestos que le da al ajo el exquisito sabor que lo caracteriza.

Referencias

1. Aaron T. Fleischauer* and Lenore Arab “Garlic and Cancer: A Critical Review of the Epidemiologic Literature”. The Journal of Nutrition. Mar. 1, 2001 vol. 131 no. 3 1032S-1040S

2. Steinmetz KA, Kushi LH, Bostick RM, Folsom AR, Potter JD. Vegetables, fruit, and colon cancer in the Iowa Women’s Health Study. American Journal of Epidemiology 1994; 139(1):1–15.

3. Setiawan VW, Yu GP, Lu QY, Lu ML, Yu SZ, Mu L, Zhang JG, Kurtz RC, Cai L, Hsieh CC, Zhang ZF. Allium vegetables and stomach cancer risk in China. Asian Pac J Cancer Prev. 2005 Jul-Sep;6(3):387-95.

4.  Gonzalez CA, Pera G, Agudo A, et al. Fruit and vegetable intake and the risk of stomach and oesophagus adenocarcinoma in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-EURGAST). International Journal of Cancer 2006; 118(10): 2559–2566.

6. Jung Ok Ban, Ju Hoon Oh, Tae Myoung Kim, Dae Joong Kim, Heon-Sang Jeong, Sang Bae Han, and Jin Tae Hong “Anti-inflammatory and arthriti effects of thiacremonone, a novel sulfurcompound isolated from garlic via inhibition of NF-kB”. Arthritis Res Ther. 2009; 11(5): R145.

8. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21959822   Pak J Pharm Sci. 2011 Oct;24(4):565-70.  Garlic (Allium sativum) supplementation with standard antidiabetic agent provides better diabetic control in type 2 diabetes patients.

9. Bianchini & Vainio, 2001; Herman-Antosiewicz et al, 2007a; Jacob, 2006; Kalra et al, 2006; Powolny & Singh, 2008

10. Amagase, H. (2006) Clarifiying the real bioactive constituents of garlic.  The Journal of Nutrition, 131, 3s, (Mar 2001), pp. (716S-725S), ISSN 0022-3166

11. http://www.biocancer.com/journal/1239/27-familia-nf-kb

12.  Gautam SPlatel KSrinivasan K.  Higher bioaccessibility of iron and zinc from food grains in the presence of garlic and onion. J Agric Food Chem. 2010 Jul 28;58(14):8426-9. doi: 10.1021/jf100716t.

13.  Cavagnaro PF, Camargo A, Galmarini CR, Simon PW.  Effect of cooking on garlic (Allium sativum L.) antiplatelet activity and thiosulfinates content.  J Agric Food Chem. 2007 Feb 21;55(4):1280-8. Epub 2007 Jan 27.